Saltar al contenido
Todo Defensa Personal

Las 5 técnicas de defensa personal más efectivas

Ante una necesitad, evidente, de autodefendernos, buscamos la manera más efectiva de hacerlo.

Como ya hemos aconsejado, con anterioridad, la mejor manera es buscar un buen maestro y entrenar con él de manera continuada.

No hay una técnica de defensa personal infalible. Ni la defensa personal es una fórmula matemática. Depende de multitud de circunstancias, situaciones, edad, sexo, peso, estado de ánimo…

Aún así, las técnicas deben estar supervisadas por un maestro o instructor, que corrija los pequeños errores y las pula. Se debe utilizar la técnica más adecuada para una determinada situación, ante un determinado adversario, en una determinada distancia, en el momento preciso…

Aun advirtiendo todo esto, vamos a enumerar algunas técnicas de defensa personal básicas, que podréis utilizar en determinadas ocasiones:

Patada o rodillazo en los genitales

Por todos es sabido que una buena patada o rodillazo en los genitales, nos dará un tiempo precioso para salir de una situación conflictiva. Es una técnica de pelea muy común, pero no es tan fácil como parece. Primero tendremos que apartar lo que estorbe o desplazarnos para que la patada o el rodillazo llegue donde queremos y después tendremos que saber pegar una patada o rodillazo contundente.

Una vez hecho esto, podemos agarrar su pelo y, al mismo tiempo que le bajamos la cabeza, propinarle un rodillazo en su cara. Esta técnica se utiliza en muchas artes marciales, como puede ser Krav Maga. Ante un agarre por la espalda, también podemos acceder a esta zona de dolor, principalmente masculina, con un buen golpe con la mano o simplemente agarrando y apretando fuertemente.

 

Dedos en los ojos

Si nos agarran o abrazan por delante y queremos separarnos del agresor para huir, podemos agarrar su cabeza con las dos manos por detrás y presionar con nuestros pulgares en sus ojos, echándole su cabeza para atrás. Eso le obligará a ceder en su agarre y soltarnos. Ante esta situación, podemos huir o acompañarla con un rodillazo en sus genitales.

Cabezazo en la nariz

Si su cara está muy cerca de la nuestra, porque quiera agredirnos sexualmente, o por nos intente intimidar hablándonos desde muy cerca, le golpearemos fuertemente su nariz con nuestra cabeza. Esto provocará un fuerte dolor y consiguiente lagrimeo, que nos dará la ventaja suficiente para encadenar otras técnicas o irnos de allí. También puede suceder que nos tenga atrapados por la espalda, por lo que le golpearemos con nuestra nuca en su nariz.

Codazos

El codazo es muy contundente y muy efectivo, pero debemos estar muy cerca. Se suele utilizar cuando nos tienen agarrados, pero quedan los brazos libres. Los utilizaremos tanto hacia atrás, como hacia abajo, arriba, circulares… También es importante provocar una acción, para que el codazo sea más efectivo, cómo por ejemplo: agarrar los genitales para que el adversario se encoja y agache su cabeza, propinando un codazo ascendente en su barbilla. O también, si nos agarran desde atrás, golpearemos dos codazos seguidos a su cara, por la espalda, de manera que cuando desplace su cara a un lado se encuentre con el otro codazo. Los codazos son muy utilizados en casi todas las arte marciales, pero destacan su utilización en Muay Thai.

Luxación de dedos

Entre las llamadas “llaves de defensa personal” están las luxaciones. Algunas de ellas muy difíciles de aplicar. En esta ocasión, vamos a intentar hacer una luxación a los dedos. Ante un agarre, intenta retorcer sus dedos en el sentido contrario a su articulación. Esto provocará un fuerte dolor que hará que suelte. Siempre intentaremos atrapar aquellos dedos que estén libres y el movimiento, como hemos dicho, debe ser en el sentido contrario a como se movería su articulación. Si los dedos son fuertes, atraparemos menos (1 ó 2). Si no lo son, lo haremos con 2 ó 3. Nunca más de este número. Esta técnica es muy utilizada en Hapkido y la utilizan en infinidad de técnicas y situaciones.

Si te interesa saber sobre técnicas de Hapkido te recomendamos este articulo 

Hay muchas más que podíamos incluir, pero creemos que estas son muy fáciles de aplicar en multitud de situaciones. Aunque lo mejor para que no tener que utilizarlas es:

Evitar los riesgos

  • No caminar solo por calles o callejones solitarios, sobre todo si es de noche o es una zona desconocida para ti.
  • No sacar tu Smartphone o aparato de alta tecnología en lugares solitarios u oscuros. Esto atrae a los ladrones y podría provocar un atraco.
  • Si sales a correr, intenta hacerlo siempre acompañado y evita parques y sitio abiertos. Es donde más ataques se registran.
  • Cuando subas a tu coche, pon siempre el seguro y lleva siempre las llaves en la mano, para evitar perdidas de tiempo.
  • Mantente en lugares públicos, iluminados y permanece atento.
  • Muestra confianza al caminar. La mayoría de los atacantes prefieren personas inseguras o con poca confianza en sí mismas.
  • Evita ir a los cajeros automáticos por la noche.
  • No te dejes invadir por el pánico.