Saltar al contenido

¿Es difícil aprender Kendo?

Muchos principiantes se preguntan a menudo: ¿es difícil aprender Kendo? Pues bien, sin pelos en la lengua, hay dificultades ridículas a la hora de aprender Kendo.

A pesar de ser un arte marcial «simple», la simplicidad no es algo fácil de conseguir con el Kendo. Creemos que el Kendo es terriblemente difícil. Sin embargo, sigue siendo practicable y tiene muchos beneficios.

Entonces, cómo es el Kendo y cómo se consigue aprender el arte marcial sin morir en el intento.

¿Qué es el Kendo?

El kendo es un arte marcial japonés cuyo nombre se compone de dosideogramas:剣(ken: espada) y 道 (do: camino, vía).

El kendo se considera el heredero directo de las diferentes escuelas de esgrima clásica japonesa con las que se instruía a los samuráis en el arte clásico del manejo de la katana.

Este arte era conocido como askenjutsu, y el arte marcial que practicamos hoy en día es una versión deportiva que nació de la prohibición del uso de la katana durante la Restauración Meiji en Japón (1866 a 1870).

El kendo promueve valores como la importancia del esfuerzo, la perseverancia, el respeto y la superación personal. En Japón, es un complemento a la educación de los niños y se considera una forma perfecta de mejorar no sólo como personas sino también como clave para el avance de la sociedad.

El objetivo de la práctica del Kendo

Algunos de los propósitos de la práctica del Kendo son:

  • Formar la mente y el cuerpo, cultivar un espíritu vigoroso y esforzarse por mejorar en el arte del Kendo mediante una práctica correcta y rigurosa.
  • Apreciar la cortesía y el honor humanos, relacionarse con los demás con sinceridad y buscar siempre el autodesarrollo.

Así, practicando, uno será capaz de: Amar a su país y a la sociedad, contribuir al desarrollo de la cultura, promover la paz y la prosperidad entre todas las personas.

¿Cómo de difícil es aprender Kendo?

El kendo es difícil. Tiene un millón de detalles y, aunque parece tener pocos golpes, el grado de complejidad de cada movimiento es enorme.

Incluso las personas que llevan 50 años o más entrenando aún tienen mucho que mejorar. Ahora imagine lo que es intentar mejorar sin alguien que le supervise en su entrenamiento diario.

Muchos suelen abandonar a mitad de camino y no se les puede culpar. Es muy difícil continuar. ¡Conseguir un lugar para entrenar es una LUCHA! Tener gente entrenando es otra, ¡conseguir equipo ni se diga! Y no tener un sensei hará las cosas aún más difíciles.

No todo vale en Kendo

Las artes marciales exigen un alto grado de respeto y deportividad a las personas que las practican. Aunque se pueda pensar que el kendo es un deporte violento por el uso de armas. ¡Nada más lejos de la realidad!

Existen restricciones muy severas sobre las zonas en las que se puede golpear con el sable. Sólo se permite atacar la cabeza, el antebrazo, el abdomen y la garganta.

Tenga en cuenta que está totalmente protegido por la armadura y el casco, por lo que no sufrirá ninguna lesión grave. Además, esos ataques deben realizarse de una manera específica para que sean válidos.

¿Quiere empezar a aprender Kendo? Aquí tiene algunos consejos

1. Vaya a ver una clase

Este es el primer consejo y así podrá despejar la mayoría de las dudas que tenga. Casi todos los clubes estarán encantados de permitirle observar una clase.

Una vez que haya visto la clase, podrá hacerse una idea más o menos exacta de lo que es el Kendo y de si responde a sus expectativas o no. Algunos clubes le ofrecerán probar una clase sin ningún compromiso. Esta opción es excelente porque le permitirá conocer de primera mano lo que le espera en los próximos meses por si finalmente se atreve.

Puede observar una clase y luego probar una sesión de entrenamiento. Aunque en principio probar es lo que más sensaciones te da, observar esa primera sesión te ofrecerá mucha más información.

Podrás ver lo que hacen los nuevos y los veteranos y así hacerte una idea algo más general de lo que es el Kendo.

2. Esto no es un manga, ni un anime, ni una película

Si has visto algún animeSi no es así, no debería ser una preocupación o algo que le anime a no dar una oportunidad al Kendo.

4. ¿Es caro aprender Kendo?

Practicar Kendo es una actividad que no es excesivamente cara. Aunque tiene un par de momentos en los que hay que hacer un mayor desembolso de dinero.

A grandes rasgos, lo habitual será pagar la cuota al club al que se haya apuntado. Pero hay dos momentos concretos en los que puede resultar algo caro.

El primer mes puede hacerse un poco cuesta arriba en lo que respecta a los gastos. Además de pagar la cuota del club, tendrá que pagar la licencia de la federación, un shinai y el sable de bambú que necesita para entrenar.

Depende del club o gimnasio donde se inscriba. Puede ser un poco más caro o más barato, pero es un pago que hay que hacer.

Lo bueno es que en los meses siguientes, las cosas se normalizarán y sólo habrá que pagar al club la cuota mensual.

El gran pago llegará tarde o temprano, y es cuando hay que comprar elbogu, el conjunto de protecciones que se utiliza en Kendo. Aquí estamos hablando de más dinero, aunque las cifras pueden variar mucho. Si quiere seguir progresando y entrenando es un pago que va a tener que hacer.

No estaría de más ahorrar un poco cada mes para la adquisición. En cualquier caso, puede tardar de seis meses a un año en ponerse elbogu. Así que hay tiempo suficiente para ahorrar y averiguar si le gusta el arte o no.

Por último, algunos clubes tienen bogu de segunda mano que pueden prestar, o los venden, especialmente a los estudiantes. Son grandes opciones que pueden resultar más económicas. En cualquier caso, serán ellos los que le avisen cuando estén listos y le informarán de todos estos detalles.

Si hace los cálculos, el coste general de aprender Kendo no es caro. Dependerá de múltiples factores, pero en general, muchas otras artes marciales son más caras a largo plazo.

5. Constancia

El kendo, como cualquier otra actividad, requiere tiempo y dedicación para avanzar en ella. Cuanto más se entrena, más se progresa. Por lo tanto, dependiendo del tiempo libre que tenga, siempre será mejor entrenar dos días, en lugar de uno, tres, en lugar de dos, y así sucesivamente.

No todos tenemos tiempo. Algunos clubes sólo entrenan un día o dos a la semana. No importa cuántos días pueda entrenar a la semana. Lo importante es que si vas a hacer Kendo, tienes que asistir y tratar de hacerlo lo mejor posible en cada sesión de entrenamiento.

Ser constante da sus frutos en casi cualquier actividad de la vida, pero en el Kendo es algo que resulta especialmente gratificante.

6. Entusiasmo y perseverancia

Hemos puesto éste como el último consejo, pero bien podría ser el primero. Mentiríamos si dijéramos que los primeros meses en Kendo van a ser fáciles. ¡No lo son!

Se sentirá torpe, descoordinado, sus pies sufrirán magulladuras y tendrá ampollas. Esto no es todo. Sin embargo, las cosas mejorarán poco a poco.

Por lo tanto, es necesario tener mucho entusiasmo cuando se empieza a entrenar. El kendo es una actividad muy singular y a la larga gratificante. Pero como todas las cosas buenas, hay que soportar las dificultades. Por eso es aconsejable tener paciencia y entrenar mucho.

Conclusión

La conclusión es que el Kendo puede ser difícil, pero no es imposible de aprender para aquellos que tienen entusiasmo, resistencia y pueden darle tiempo. Siguiendo nuestros consejos, podrá quitarse alguna idea preconcebida, perder algo de miedo e intentar dar el salto.

Sin embargo, tenemos que señalar que no todo el mundo está hecho para el Kendo. Pero es un tipo de arte marcial en el que cuando se desarrolla el interés y se da el salto, la experiencia y los beneficios serán para toda la vida. ¡Esperamos que le guste!